Diálisis

¿Qué es exactamente la diálisis?

La diálisis es un procedimiento peligroso pero que salva vidas, en el que se extrae la sangre de un paciente, se limpia y se vuelve a introducir en su cuerpo. La diálisis debe hacerse tres veces a la semana y cada sesión dura entre tres y cuatro horas. Para las personas con enfermedad renal terminal debe hacerse por el resto de sus vidas o hasta que reciban un trasplante de riñón.

¿Por qué debería importarme la diálisis?

Más de 80.000 californianos reciben tratamiento de diálisis en clínicas cada mes. La posibilidad de que usted o un ser querido necesite diálisis está creciendo en California, ya que las personas viven más tiempo y más personas tienen enfermedades subyacentes como la hipertensión, el coronavirus o la diabetes que pueden provocar problemas renales. En algunos casos, el COVID-19 puede causar problemas renales.

La Industria de la Diálisis

¿Cuántas clínicas de diálisis hay y a quién le pertenecen?

Hay más de 588 clínicas de diálisis en California. Dos grandes corporaciones, DaVita y Fresenius, monopolizan el mercado de la diálisis en los Estados Unidos y en California también, donde son dueños del 75% de las clínicas.

¿Dónde están ubicadas estas clínicas?

La mayoría de estas están ubicadas en centros comerciales u otros lugares remotos, a menudo en ningún lugar cerca de un hospital.

Por lo tanto, deben ser operaciones de baja rentabilidad, ¿cierto?

En realidad, las clínicas están obteniendo grandes ganancias. El margen de ganancia promedio de las clínicas de diálisis en California es casi cuatro veces mayor que el de un hospital promedio en California. En el 2018, DaVita y Fresenius, las dos corporaciones que poseen el 75% de las clínicas de diálisis en California, obtuvieron ganancias combinadas de $462 millones de sus clínicas en el estado.

¿Quién se ocupa realmente de los pacientes durante su tratamiento?

La atención primaria de los pacientes la realizan los Técnicos de Cuidado al Paciente (PCT), a quienes generalmente se les paga poco más que el sueldo mínimo. Las clínicas también tienen por lo menos una enfermera de diálisis que supervisa la atención de los pacientes, pero al no haber regulaciones mínimas de personal, los proveedores de cuidado a menudo se ven abrumados al tener que atender a múltiples pacientes a la vez.

Seguridad de la Clínica de Diálisis

¿Hay doctores en las clínicas?

Aunque cada clínica tiene un jefe de la unidad de diálisis, no es necesario que estén en la clínica. Los nefrólogos (doctores que se especializan en el cuidado de los riñones) sólo están obligados a ver a sus pacientes en la clínica una vez al mes. Se requiere que las clínicas tengan una Enfermera Licenciada en el lugar.

¿Por qué es importante tener un doctor en la clínica?

Un doctor en la clínica podrá responder a emergencias tales como paros cardíacos, hemorragias, fluctuaciones peligrosas de la presión sanguínea y otros problemas comunes asociados con el tratamiento de diálisis. El médico también supervisará la calidad de la atención, se asegurará de que se sigan los procedimientos, evaluará constantemente el estado general de los pacientes y estará atento a las señales de posibles problemas.

La mayoría de los pacientes de diálisis son médicamente frágiles y a menudo tienen otros problemas de salud. Actualmente, cuando ocurren problemas serios la mayoría de las clínicas sólo llaman al 911, lo que pone a los pacientes en riesgo y contribuye a la sobrepoblación en las salas de emergencia.

¿Las clínicas pueden costear tener un doctor en el lugar?

Dos grandes corporaciones de diálisis dominan la industria, y las clínicas obtienen ganancias casi cuatro veces más altas que un hospital promedio en California. Se podría invertir en mejores cuidados y seguridad, como tener un doctor en la clínica cuando los pacientes están siendo tratados, y aun así obtener grandes ganancias.

¿Actualmente se exige a las clínicas que informen al Estado sobre infecciones u otros problemas de sanidad o higiene?

No, en este momento no tienen que hacerlo. Los pacientes han reportado haber visto manchas de sangre, cucarachas y otros problemas de sanidad en sus clínicas. Los problemas de sanidad e higiene podrían poner a los pacientes en riesgo de infecciones.

¿Por qué es importante reportar?

El público tiene derecho a conocer las tasas de infección en las clínicas. Los pacientes y sus familiares tienen derecho a saber si estarán a salvo recibiendo tratamiento en una clínica de diálisis y a tomar decisiones informadas sobre dónde recibir cuidado si hay más de una clínica disponible para ellos.

Poner Fin al Tratamiento Desigual

¿Cómo se trata injustamente a los pacientes de diálisis?

Muchos pacientes de diálisis han reportado un tratamiento desigual si tienen Medicare en vez de un seguro privado. A veces tienen que esperar más tiempo para el tratamiento mientras que los pacientes con seguro privado son tratados primero.

¿Por qué las clínicas dan prioridad a los pacientes con seguro privado?

Es simple: las clínicas obtienen más ganancias de los pacientes con seguros privados. Muchas más. Se estima que las clínicas aumentan el costo de la atención a un 350% para los pacientes con seguro privado. Ese margen de ganancia aumenta sus beneficios y termina aumentando las primas para el resto de nosotros que tenemos seguro privado.

¿Quién está a favor de la Proposición 23? ¿Quién está en contra?

¿Quién apoya la Proposición 23?

En el 2016, los pacientes de diálisis y los trabajadores de las clínicas se unieron para tratar de mejorar la atención al paciente y la seguridad en las clínicas de diálisis. Trabajaron para aumentar el personal, asegurar más tiempo de recuperación para los pacientes y poner fin a los planes de aumento de ganancias para cambiar a los pacientes de coberturas médicas públicas a los privadas. Los pacientes y los trabajadores de la clínica son apoyados por los 97.000 trabajadores del cuidado de la salud en el Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU), Trabajadores Unidos del Cuidado de la Salud del Oeste.

¿Quién está detrás de la campaña “No a la Proposición 23”?

Las dos corporaciones que dominan la industria, DaVita y Fresenius, han hecho todo lo posible para mantener sus enormes ganancias fluyendo al impedir que los pacientes y trabajadores hagan mejoras al cuidado de la diálisis. En el 2018 las corporaciones de “Big Dialysis” gastaron $111 millones sólo para derrotar la Proposición 8, que habría requerido que las clínicas de diálisis invirtieran más de sus ingresos en mejorar el cuidado directo de los pacientes. Esas mismas corporaciones están luchando contra la Proposición 23 y ya han invertido $100 millones en derrotar la iniciativa.